Caramelito rojobellavilla

Dulce autóctono de Zipaquirá

El aprendizaje de este oficio es de origen español que permitió a la mujer volverse habitante de la ciudad, contando con un oficio útil y de esta manera integrarse dentro de los esquemas españoles con roles tanto laborales como sociales.

Según diversas referencias, las vendedoras y artesanas del caramelo eran uno de los personajes típicos de la ciudad, a quienes se les denominaba “las carameleras”.